Presidente Ejecutivo

El año 2015-16 ha resultado para la Asociación de Hospitales de Puerto Rico uno de los periodos más activos y más retantes de los últimos tiempos, entendiéndose que todos los años han sido retantes. En cuanto estemos empeñados en ofrecer servicios de calidad y asegurar la rehabilitación del paciente,  el esfuerzo siempre es doble. 

A fines del 2015 se lograron dos eventos históricos: el Congreso de los Estados Unidos aprueba el pago al 100 % (fee for Service) de los rembolsos de Medicare para los hospitales, esfuerzo que tomó décadas en consumarse. Ese esfuerzo tiene que continuar, pues todavía nos falta lograr que a la fórmula que se usa para computar ese 100 % se le incluyan renglones que en Puerto Rico no se pagan, tal como el SSI,  y que afectan negativamente el reembolso total. También logramos que le otorgaran a los hospitales el pago de incentivos para implantar el Expediente Médico de manera electrónica. Este último representa un posible incentivo de 270 millones para 52 hospitales, escalonados en 5 años. Esto fue un esfuerzo de la AHPR que tomó casi 6 años en concretarse. Esto le dá a ustedes una idea de la persistencia que hemos tenido y de las muchas personas y entidades que hemos tenido que tocar y convencer, es además un testimonio del respeto que al final se tiene por la labor de los HOSPITALES.

Ahora llevamos una cruzada para mejorar los reembolsos de Medicaid y aunque ese siempre ha sido prioridad en la agenda de la AHPR, en este momento estamos redoblando nuestros esfuerzos ante el inminente peligro que corre Puerto Rico de quedarse sin financiamiento para 1,600,000 habitantes que dependen de Mi Salud. Esto pudiera muy bien pasar tan pronto pasado el verano 2017. Para este esfuerzo hemos visitado a decenas de congresistas, Casa Blanca, el Tesoro Federal, CMS, HHS, periodistas y hemos unido esfuerzos con la Coalición del Sector Privado, la Coalición de la Crisis de Salud y muchas otras organizaciones. También estamos embarcados en lograr que los comisionados de PROMESA y el Task Force entiendan la crisis y la urgencia de actuar.

Mientras por otro lado, tenemos unos retos enormes de cara a mantener la operación de los hospitales. Hay que luchar por mejores reembolsos por los servicios prestados, se necesita reducir el nivel tan alto de denegaciones que están haciendo los planes médicos, muchas de las cuales los hospitales consideran injustificadas. El programa de regionalización de Mi Salud ha creado un desbalance que está perjudicando a los proveedores y pacientes. Estos han perdido pacientes y contratos. Los pacientes el acceso a servicios que tradicionalmente podían recibir en su área de preferencia. La Ley 5 ha sido bloqueada por la oficina del Comisionado de Seguros y todavía está en el proceso judicial, luego de más de dos años. Por otro parte, un nuevo Reglamento de Facilidades de Salud pudiera traer nuevos retos económicos para los hospitales ya que el mismo contiene requisitos que suponen una inversión para la que no estábamos preparados. Además, la Asociación está demandando a la Autoridad de Energía Eléctrica intentando detener los aumentos tarifarios que pudieran representar hasta un 26 % de aumento, algo que va a impactar negativamente el cash flow de las instituciones.

Son muchos los retos por delante, y tenemos ya una agenda llena para compartir con los nuevos oficiales políticos electos y con PROMESA. Esa agenda, como siempre, tendrá el bienestar del paciente primero.

Lcdo. Jaime Plá Cortes
Presidente Ejecutivo